jueves, julio 13, 2006

Horarios

Una de las historias más graciosas que me contaron cuando estuve viviendo en la República Dominicana fue en respuesta a una pregunta muy simple: "¿Qué día cambiáis aquí al horario de verano?".

La primera persona a la que se lo pregunté me dijo que ellos no cambiaban la hora, que mantenían todo el año la misma. Hasta allí todo me pareció lógico: en un país tropical tiene poco sentido hacer el cambio, puesto que el número de horas de sol es similar durante todo el año. Pero luego la persona en cuestión siguió diciendo: "hace unos años el presidente quiso hacerse el moderno y nos hizo cambiar la hora. Al día siguiente el país era un caos: cada autobús salía cuando le venía en gana, la gente llegaba tarde (o pronto) a sus citas médicas y nadie sabía a que hora ir a trabajar. Algunos sumaban una hora, otros la restaban y por todas partes se formaban corrillos para intentar decidir qué hora era exactamente. Al cabo de un tiempo todo el mundo decidió permanecer en la que había sido su hora de toda la vida, y poco después el gobierno dijo que el cambio de hora quedaba anulado."

Yo no acabé de creerme la historia así que fui preguntándoles sobre la cuestión a todos los dominicanos que me iba encontrando. Y uno tras otro fueron confirmando los hechos y añadiendo anécdotas al respecto. En lo que todos estaban de acuerdo era en que eso del cambio de hora era una tontería, que era imposible que pasaran sesenta minutos de golpe. Y es que tenían razón: nosotros porque estamos acostumbrados desde pequeños, pero el concepto en sí mismo es de lo más ilógico: ¿cómo puede cambiar la hora simplemente porque alguien lo decide así?

En esta línea, otro hecho que en su momento me pareció imposible de creer fue cuando estando en la frontera de Nepal con la India me dijeron que al cruzar la frontera tenía que retrasar el reloj 15 minutos. Porque efectivamente, Nepal tiene una diferencia de 3h45m con España y la India únicamente de 3h30. Desconozco quién decidió que esto fuera así y por qué, pero desde luego tiene gracia el asunto. Supongo que fue alguno que vivía en Nepal y trabajaba en la India...

Buscando información para confirmar que todo esto no era una invención de mi traidora memoria, he encontrado esta página que explica todos los entresijos y curiosidades sobre este asunto. Por ejemplo, explica que entre Hawaii y Kiribati hay un día de diferencia.

Como un pensamiento aleatorio siempre lleva a otro, me he preguntado por qué el día está dividido en 24 horas y no en 20, o 10. En la wikipedia he encontrado este artículo, que ha solucionado mis dudas y me ha deleitado con algunos otros datos curiosos. Para los vagos, lo resumo: primero (se cree que los egipcios) se dividió el día en 12 segmentos porque entonces se usaba mucho más el sistema duodecimal que el decimal (por algo los indios siguen contando de doce en doce... tócate con la punta del pulgar cada falange y verás que es mucho más fácil contar con los dedos 'a su manera' que a la nuestra, limitada a 10 dedos). Luego se decidió dividir tambien la noche en otros doce segmentos. Lo más curioso del caso es que para los romanos y los griegos el día duraba venticuatro horas, pero... ¡las horas tenían duración diferente en función del número de horas de sol!

Así es: desde que el sol salía hasta que se ponía siempre eran doce horas, independientemente de cuanto tiempo "real" había pasado. Así que, dependiendo de la epoca del año y del lugar geográfico donde estuvieran, 'una hora' podía durar media hora de las nuestras o irse hasta la hora y media. Lo que no me queda claro es si a la gente le pagaban por horas o no, porque si fuera el caso está claro que lo mejor era irse a vivir en invierno a Finlandia... ¡En cuatro horitas de las nuestras te sacabas el salario de un día! Esa es la única explicación que le puedo encontrar a que alguien, un día, llegara a Finlandia y se dijera: este parece un buen lugar para vivir. A no ser que llegaran en verano, claro... pero al llegar el invierno ya podían haberse olido lo que les esperaba a sus descendientes y haberles hecho el favor de irse a Marbella.

1 comentario:

miguel dijo...

Te estás convirtiendo en un auténtico blogger!