miércoles, marzo 28, 2007

Suicidio masivo de insectos

Hay una especie de insectos que ha decidido sucididarse por completo. A imagen de la (falsa) leyenda de los famosos lemmings que, hartos de su existencia, se tiran por un precipicio, estos insectos (de verdad) han decidido suicidarse y no dejar rastro tras ellos. Yo no tendría mayor problema con esta actitud si hubieran elegido un sitio menos molesto para ir a morir, ya que siempre he pensado que si alguien está harto de su vida tiene todo el derecho a deshacerse de ella... Pero la verdad, que lo hagan en mi cocina no me hace ninguna gracia.

Cada mañana, cuando me levanto, lo primero que hago (después de ponerme las gafas) es ir a ver cuántos insectos se han suicidado durante la noche. Para ello no tengo que buscar por toda la casa, puesto que estos insectos siempre dejan su cadáver en el mismo lugar: la esquina superior izquierda de la madera que rodea a mi fregadera. Unos días son 3 y otros 17, pero siempre, siempre, sus pequeños cuerpos se acumulan en los escasos 2 centímetros cuadrados que forman la esquina de mi encimera.

Quizás he descubierto una especie de insecto nunca hasta ahora descrita. Eso sería un gran acontecimiento: una nueva especie (en vías de extinción, lógicamente, por culpa de su actitud) en pleno Raval. Creo que el procedimiento a seguir en estos casos es proveer de documentos gráficos que prueben la existencia del animal en cuestión y dar una breve explicación de sus constumbres. Además, por supuesto, recae en mí el honor de darle nombre.

Nombre científico: Suicidirus ravalensis

Prueba gráfica:

Descripción: este bicho nace y luego viene directamente a morir a mi cocina. Por el camino hacia mi cocina supongo que se reproduce. O quizás, pero es una hipótesis en la que no quiero pensar, ¡se reproduce en mi misma cocina!

A veces, muy pocas, me levanto pronto y encuentro a alguno de estos insectos todavía vivo. He intentado comunicarme con ellos para saber por qué 1) han decidido morir y 2) han elegido mi casa para hacerlo, con la esperanza de convencerles de cambiar tal actitud (al menos, en el punto (2)). Nunca he tenido respuesta. También he intentado mantenerlos con vida en un tarro de cristal, para mostrarles que las cosas no están tan mal y que a pesar de las tesis, de nuestros políticos y de nuestros medios de comunicación, se puede ser feliz y evitar ir a caer muerto en una cocina. Nunca han sobrevivido al amanecer desde el tarro. Esta misma mañana he aplicado mi último recurso: he llevado a uno de ellos, ya agonizante, hacia el agujero que comunica mi casa con la de mi vecino, con la intención de que vean que hay muerte más allá de mi cocina.

(Voz de Feliz Rodriguez de la Fuente) Pero mañana tras mañana, preveemos que el Suicidirus ravalensis elejirá ir a sucidarse al lugar donde generaciones enteras de ellos han encontrado una muerte segura. Y nosotros, estaremos allí para contárselo. ¡Un cordial saludo!

17 comentarios:

Miguel dijo...

jajaja, me he reido yo solo un buen rato.

Meri lirel nou ir ol dijo...

Que entrada tan tierna, Ramon...

Gon dijo...

¡Son gorgojos!

Anónimo dijo...

agg pero esos bichos no son los del arroz?

igual tienes un paquete de arroz abierto justo en esa esquina y los creas tu por generacion espontanea

Ra y Mon dijo...

¡Gorgojos! Muchas gracias, Gon (y anónimo)!

Llevo dos años preguntando a todo el mundo a qué bichos me enfrento, y nunca nadie ha sido capaz de darme una respuesta. Acabo de buscarlo en la web y, efectivamente, son gorgojos, concretamente Gorgojo del Arroz, o Sitophilus spp.

Lo que ahora no entiendo es que yo no guardo demasiado arroz, y lo que tengo me lo como rápidamente. Seguiré investigando, ahora que sé donde buscarlos...

Miguel dijo...

"Un estudio, realizado por la Dra. Quentin, que nos comunicó la Red de Radios Rurales (Canadá), comprobó que las larvas de gorgojos necesitan 24 horas para penetrar en el grano después de su salida del huevo.

La solución al problema de gorgojos, propuesta por la Dra. Quentin, es sencilla, solo se necesita darle vuelta a los sacos de frijol dos veces al día. De esta manera la larva no logra penetrar en el grano nunca y se muere de hambre."

Javifields dijo...

me he perdido... los de Ra y Mon se mueren solos, queremos que mueran o que vivan? por qué no pones una hilera (o array) de granos de arroz hasta debajo de la puerta del vecino?
o cuando vengas por aquí, pásate por GILCA (perdón por la publicidad) y dile al tipo de bata azul la palabra clave "gorgojos" y te dará una lección acelerada sobre cómo acabar con ellos y te venderá un producto de fabricación propia infalible y barato

Ra y Mon dijo...

¡Que no cunda el pánico! Estoy completamente seguro de que el metodo propuesto por Miguel no funcionará... Si un bicho es tan inutil que con darle la vuelta ya se muere... no habría llegado a donde está.

Yo les deseo lo mejor a estos gorgojos, entrañables y que no pican, con mentalidad de suicida. Además, que yo sepa, nunca se han comido mi arroz. Así que a partir de hoy los pondré en un tarro de cristal pero con arroz, y a vivir que son dos días...

(creo que en mi incursión en la insectología he leído que las que se alimentan del arroz son las larvas, que los bichillos ya adultos comen hojas. Allí debe de estar su problema: ¡¡¡se comen el arroz y luego no encuentran una sola planta en mi casa!!!)

Cristina dijo...

lo que no me queda claro es xq estos bichos se fabrican / mueren gradualmente

Anónimo dijo...

Me ha encantado!

Pele Ón dijo...

Me recuerda a los cetáceos varados en las playas con una parecida intención. Investiga el plegamiento de sus proteínas, igual encuentras similitudes, aunque se le ha achacado al sónar y al tráfico marítimo.

Ra y Mon dijo...

Pele ón (¿tu nombre no será publicidad encubierta de E ón?),

¡¡¡no hagamos cachondeo con el asunto que ayer por la noche me encontré con uno de estos bichos en mi cama!!!!

¿Qué hacía un gorgojo del arroz en una cama (de matrimonio)? ¿Alguien me puede decir si hay casos de gorgojos carnívoros?

Federico dijo...

Yo creo que tus gorgojos te están cogiendo cariño :-)

Ra y Mon dijo...

¿cariño?

¿tú cuando le coges cariño a alguien vas a dejarte caer en su cocina (o en su cama)? ;-)

No sé, no me veo con gorgojos por animal de compañía :-)

Federico dijo...

Se podría decir que el problema no es si tú te ves con gorgojos como animales de compañía, sino si los gorgojos te ven a ti así. Es bien conocido que el gorgojo manifiesta su cariño buscando la proximidad física y compartiendo el alimento, por lo que no es de extrañar que haya ocupado tanto tu cama como tu cocina.

En fin... esto si que son pensamientos aleatorios :-)

Ra y Mon dijo...

Federico,

no te conozco, pero si quieres, me das tu dirección y te envío un par de bichitos de estos en un frasco para que los cuides ;-) A lo mejor, si les tratas muy bien, deciden irse todos a tu casa. Je je...

Federico dijo...

pero no sabemos si les voy a gustar!