martes, marzo 13, 2007

Por lo tanto, infiero que los hombres son unos guarros

En nuestro nuevo edificio, el baño es mixto. Es decir, los chicos y las chicas, los hombres y las mujeres, compartimos lavabos y retretes. Además, siendo un baño mixto, no hay mingitorios.

Hasta aquí, cosas de los tiempos modernos y la igualdad entre sexos (es decir: del ahorro de espacio "improductivo"). En unas semanas todos nos hemos acostumbrado y pienso que ahora nadie tiene demasiados problemas con la cuestión. Sin embargo, creo que todavía no se ha dado el caso de que un chico y una chica hablen desde sus respectivos tronos... Todo se andará.

Pero hay más: en este baño mixto del que hablo, hay tres habitáculos con sus correspondientes tres retretes (por si alguien no se había fijado: habitaculo -> habita culo -> retrete). Y en cada una de las puertas, se indica que tipo de personas pueden entrar:

1:


2:



¡¡¡¡y 3!!!!:

Por lo tanto, infiero que los hombres son unos guarros.

¿Me equivoco en la interpretación de los signos?

Notas aleatorias:
  • ¿Por qué no ponen un letrero con un retrete sólo para hombres y que así podamos ensuciarlo a gusto sin pensar que se puede dar la posibilidad de que una mujer entre en uno de los habitáculos marcados como bisex?
  • ¿Quién decidió esta distribución? ¿Un hombre o una mujer?
  • ¿Alguien tiene pruebas contundentes de la realidad de mi inferencia?
  • En la práctica, creo que nadie respeta las señales: una ley universal dice que dados tres retretes y dos personas, estos siempre maximizarán la distancia entre ambos, pasando por encima de las reglas o señales.
  • ¿Por qué nos han puesto a los hombres con la camiseta por encima del ombligo y sin pantalones? ¿Además de guarros somos exhibicionistas?

7 comentarios:

Javifields dijo...

pues yo en los dos primeros interpreto que deben entrar juntos una pareja hombre/mujer llevando consigo una regla de aproximadamente 1,80 cm

Josep dijo...

A mi, mis compañeras de piso en Hidelberg además de ser vegetarianas, me hacían mear sentado. Por dos razones: por higiene, y para saber lo coñazo que es tener que bajarse todo cada vez que uno tiene que miccionar.

Propon un subtítulo para la puerta solo para mujeres del estilo: "bájate los pantalones si eres hombre!".

Anónimo dijo...

Puede que sea también que en tu bloque haya más mujeres que hombres? En la facultad de informàtica el lavabo de las chicas es mucho más pequeño que el de los chicos! :-)

Ra y Mon dijo...

javifields... ¿una regla? Y luego dicen que la imaginación se pierde con la edad... ;-)

Josep: Yo en Alemania también vi bastantes pegatinas de esas donde sale un tío meando de pie con el signo de prohibido. Debe de ser que los alemanes 1) no saben subir la tapa y 2) no tienen puntería.

En mi edificio hay una proporción de 10 mujeres por cada hombre. Pero en mi departamento la proporción se invierte... Es lo que tiene un edificio de investigación biomédica con un departmento de bioinformática...

Miguel dijo...

No conozco demasiado los baños alemanes, pero estoy casi seguro de que a no saber levantar la tapa, ganamos los españoles por goleada.

Eso sí, a guarros nos ganan ellos, que en los campings te cobran hasta por ducharte.

Anónimo dijo...

Es desaseo, y falta de respeto, pensar que los hombres solo pueden orinar de pie; (es una mala costumbre que algun individuo quizo usar para justificar su incapacidad de controlar sus esfinteres; y querer imitar al mejor amigo del hombre); como se ve de indecente un hombre junto a una pared o junto a un poste en su intento.
El comportamiento de los fluidos no modificable pero si la altura ala que se esta virtiendo dicho fluido. Por mucho que se esmere simepre se va salpicar un poco y debe hacerse haseo en el sanitario. Es mucho mas comodo, saludable, respetuoso y practico orinar sentado . La hombria no esta en esta actitud; ni en creer que llevar pantalones y cinturon, es simbolo de hombria; mas bien es una actitud de poca virilidad que se trata de cubrir con una conducta indecente

Anónimo dijo...

Que chorradas, venir a confundir lo moderno con la tacañería de una administración, avariciosa y ruin. Qué manera de no querer ver la verdad de la naturaleza. El hombre está condicionado por su físico a orinar de pie y por lo tanto a usar un orinal (de pared) para este menester y la mujer por su físico y naturaleza a necesitar por ejemplo además de un váter un bidet así como dos papeleras, la extra para las toallas sanitarias. Somos diferentes aunque eso no quiera decir que no podamos compartir un baño unisex. El unisex tiene ventajas sociales y familiares, por ejemplo una mama y su hijo pequeño, una hija y su papa anciano, un minusválido y su pareja, todos se ayudan dentro de un espacio privado sin pasan vergüenzas. Pero cada uno, hombre o mujer, usando el habitáculo propio de su género, por su comodidad, por higiene, por respeto y civismo. Otra cosa es que la administración del edificio nos quiera amagar su tacañería y despropósitos de ahorro económico con eufemismos.
Saludos!
Javier Gallardo.