viernes, junio 30, 2006

Una pregunta para el futuro

Muchas veces me planteo preguntas que con el paso de los días van tomando forma pero nunca llego a responder definitivamente. Este es un ejemplo... yo no he dado con "mi solución perfecta" pero seguro que alguno de vosotros tiene buenas ideas...

¿Qué palabras clave pondrías si tuvieras acceso al Google de, digamos, 2050?

O dicho de otra manera, si pudieras asomarte al futuro por unos segundos, qué tipo de información buscaríais y con qué palabras clave lo haríais.

Como en toda pregunta, se asume una cosa: sólo tendrás acceso a cliquear una vez y será sobre uno de los enlaces de la primera página de resultados que devuelva Google.

Mi problema respondiendo preguntas es que favorezco la 'utilidad' sobre la 'originalidad'. Ante esa situación, seguro que yo optaba por meter algo así como "El Pais Digital" y así acceder a la edición del periódico de ese día e informarme todo lo posible sobre la situación mundial. Aunque es verdad que también estaría tentado de poner mi nombre...

Carlos, ya sé qué pondrías tu: "españa campeona mundial futbol"

Y todos sabemos cuantas páginas te devolvería google....

¿Qué otras palabras sería interesante poner?

5 comentarios:

Tochismochis dijo...

Auqnue suene un poco egocéntrico, creo que buscaría mi propio nombre. Sobre todo, para saber qué he hecho en el salto de 44 años hasta 2050.
Porque para entonces tendré... oh, no 75 años !!!
Seré un anciano venerable...

sol dijo...

google en 2050... no creo que seguira viviendo... Pero bueno, por si a caso creo que pondré algo como: USA - al quaida! Solo para saber como se acabo...

Beret dijo...

Yo haria lo mismo que tochismochis, pondría mi nombre para seguirme la pista... quien sabe, a lo mejor logré por fin convertirme en estrella del porno o algo precido ;-)))))

Anónimo dijo...

os falta lo obvio:loteria

Anónimo dijo...

Hola Ramón
Lo que nunca había hecho, buscar mi nombre en Google, y aparece"El ahorcado".

Aquí estoy leyendo tus relatos, vida, experiencias.

Me alegro de este grato encuentro.
Mónica