miércoles, junio 21, 2006

Stupid designs

Una de las mejores cosas que me he traído de vuelta a Nueva York tras unos días en Barcelona son mis auriculares (Otras son: el colacao para Alberto, mis piquis, mi desodorante, ...). Aquí me había comprado unos nuevos pero... ¿a quién se le ocurre fabricar unos auriculares con un hueco inferior al tamaño de mis orejas? Cada día volvía a casa con dolor de orejas, y os aseguro que no es agradable... y ese dolor siempre me hacía pensar en lo estúpido que tiene que ser un diseñador para no prever que unas orejas medias (las mías) serán irremediablemente chafadas por los auriculares si no se les deja el suficiente espacio...

Puedo entender el mal diseño cuando éste te ahorra dinero a la hora de fabricar el objeto, pero el mal diseño por pura estupidez se me escapa. Y como este, hay otros mil ejemplos que cada día nos encontramos...

He buscado unos cuantos en Google pero la verdad es que no he encontrado "la página". Seguro que hay alguien que se ha dedicado a recopilar ejemplos de objetos mal diseñados. Estas dos tienen algunos, pero no son nada del otro mundo:

Bad Designs
This is broken

Lo más gracioso es que uno de los diseños criticados es un cuchillo de pescado, quejándose de que no se sabe con qué lado cortar... Creo que el que escribió esa página nunca ha ido a un restaurante 'elegante'...

¿Alguien conoce otros ejemplos? Es un tema que me apasiona...

1 comentario:

Ariadna Mayo dijo...

Yo tengo uno... ¿por qué se fabrican bolsos con una capacidad superior al peso que pueden soportar? De esta forma uno piensa, lógicamente, que si le caben:
· 3 libros -uno por género-
· 2 libretas -una para las ideas brillantes y otra para anotar las referencias de todos los pisos que no podrá alcanzar-
· un tupper con medio kg. de arroz
· una cartera con todos los tickets de comprar desde hace 8 años -para un buen seguimiento microeconómico-
· y todos esos gadgets que uno sabe de buena tinta que algún día podría necesitar.

Decía que, si a uno le cabe todo eso, está inducido a pensar, lógicamente, que esa súper asa de diseño podrá soportar el peso... PUES NO. Eh aquí otro ejemplo de diseño estúpido, difícil de asimilar, caro -a una media de cambio cada mes y medio-, y que explica el porqué de toda la oferta de bolsos que, por 4 euros, uno se ve arrastrado a adquirir irremediablemente unido a cualquier revista del verano.

En definitiva, buena pregunta, Ramón :)