jueves, abril 19, 2007

¿Cuándo se convierten las cosas en obvias?

En un artículo científico del año 1995 que he tenido que consultar hoy, me ha llamado la atención el siguiente texto:

To provide easy and broad access, we have made the scop database available as a set of tightly coupled hypertext pages on the world wide web (WWW). This allows it to be accessed by any machine on the internet (including Macintoshes, PCs and work-stations) using free WWW reader programs, such as Mosaic (Schatz & Hardin, 1994). Once such a program has been started, it is necessary only to ‘‘open’’ URL:

http://scop.mrc-lmb.cam.ac.uk/scop/

to obtain the ‘‘home’’ page level of the database.

Actualmente, sería inimaginable que alguien describiera en un artículo "by any machine on the internet (including Macintoshes, PCs and work-stations)" o "using free WWW reader programs" o incluso "necessary only to ‘‘open’’ URL". Si alguien explicara que las páginas web se pueden ver con cualquier tipo de ordenador, nos quedaríamos mirándole con cara de sorpresa, porque todo esto ha pasado a formar parte de eso-que-se-da-por-sabido. Y sólo han pasado 12 años.

¿Qué hay actualmente que necesitemos describir en detalle al explicarlo y que sin embargo dentro de 10 años pertenecerá al dominio de lo obvio?

A mí no se me ocurre ninguna idea... (seguramente porque me tengo que ir y no le he dedicado más de 3 segundos a pensarlo).

4 comentarios:

meri lirel nou ir ol dijo...

A lo mejor dentro de 10 años los ejercicios de fomento de lateralidad pertenecen al dominio de lo obvio... sería la mar de divertido...

Josep dijo...

Jo! ya te digo: imagínate un tipo en el autobús que de repente se pone a succionar el pecho de su compañera de asiento, adquiriendo una posición semi-fetal-egipcia. Como dentro de 10 años ese ejercicio de fomento de la lateralidad tendrá un obvio propósito, el susodicho succionador no tendra que justificarse diciendo: "Es que soy muy bilateral...".

Anónimo dijo...

jajajajaj espero q no!

Ra y Mon dijo...

Meri lirel nou josep ir ol, sois unos grandes visionarios. Además, esto tendrá la ventaja de que habrá que colocar menos barras agarraderas en los autobuses, porque siempre habrá una teta a mano. ¡genios, que sois unos genios!