jueves, septiembre 18, 2008

Mira... ¡un cactus!

El viaje de Salta a Cachi se puede resumir en una sola exclamación: "mira... ¡un cactus!". El autobús sube una cuesta infernal, a ratos asfaltada a ratos de ripio. A veces el autobús atraviesa riachuelos que descienden de las montañas, porque aquí prefieren dejar pasar al río por su sitio, en lugar de hacerle pasar por debajo de un puente. ¡Menos mal que en esta época del año los ríos llevan poca agua!

El autobús sube y sube, curvas y curvas, el valle al fondo... Y de repente... Mira, ¡un cactus! ¡Y allí otro! ¡Y cientos de ellos! Acabamos de entrar en el parque nacional de los cardones...


La foto no es nuestra, tenemos un hemos arreglado el pequeño problemilla con de la cámara....

1 comentario:

Federico dijo...

Yo he estado en Chile y he visto un montón de cactus floridos, qué bonito, verdad?
Y allí pasa lo mismo con los ríos. Lo que hacen es poner unos palos con un código de colores para saber cuán profundo está. Si ves tal color sólo puedes pasar si vas en un camión, si ves tal otro color puedes si vas en coche, etc.