jueves, septiembre 18, 2008

Cachi, o ´las personas que transforman sus vidas

Nota: Si estáis planeando un viaje Argentina, os recomiendo que visitéis la guía de Argentina que he escrito recientemente para BuscoUnViaje.com. También tenemos una guía de Buenos Aires.

"Viste, pues Sergio es de Pompella y yo de un pueblito de Buenos Aires, y ya habíamos pasado por Cachi hace unos años, así que un día agarramos la carpa (tienda de campaña) y nos instalamos acá. Y con el tiempo alquilamos el local, y ahora el restaurante nos da para ir viviendo y acá estamos muy tranquilos"
Restaurante Ashpamanta, en Cachi, un pueblo dimituto en la provincia de Salta, Argentina. Nos hemos dado un festín de cocina de fusión a precios irrisorios (por ejemplo, risotto de quinoa, un pseudo-cereal andino; por ejemplo, crema de calabaza con cáscara de naranja y queso local) y yo sólo puedo pensar en una cosa: la gente que deja atrás todo lo conocido y se lanza a una nueva forma de vida, una aventura de la que no tienen siquiera un indicio de hacia donde los llevará. Por ejemplo, los dueños del Ashpamanta: se cansaron de la ciudad y se vinieron a Cachi a abrir un restaurante. Ahora incluso tienen un pequeño cachito que se llama Nicolás. Por ejemplo, uno de mis mejores amigos dejó atrás el mundo yuppie del estres y ahora se dedica a encontrar la mejor manera de ser feliz. Por ejemplo, las decenas de personas que encontramos cuando viajamos y que llevan cinco meses, un año, tres años, viajando. Todos rompieron una situación cómodo (por conocida) para meterse en una incómoda (por desconocida). Y ahora, todos ellos se han dado la oportunidad de encontrar una vida meor que la que tenían.
Es habitual aspirar a ser más feliz de lo que uno es. Lo extraño es encontrar gente que va más allá de la aspiración, personas que arriesgan para conseguirlo. Por eso, cuando uno encuentra a alguien así, debe pararse un momento y reflexionar admirando. En Cachi, rodeado de cardones, frío, calor, partidos de fútbol de veteranos campesinos, bibliotecas concebidas en otro siglo y carteles de 'respetemos nuestro pueblo', lo he vuelto a hacer: me he parado, he reflexionado y he admirado.

4 comentarios:

Ignacio dijo...

Hola Chicos,
Leo vuestro blog asiduamente y me gusta mucho. Veo que no estáis desaprovechando ningún momento. El último post sobre Chachi me ha gustado mucho. Ya sabes, primo, lo dificil que soy para tomar rumbos, decisiones, etc. En fin, que me ha tocado la patata, vamos.
Un abrazo grande.
Ignacio.

Federico dijo...

inspirador, sí.
también me ha gustado mucho a mí.

makla dijo...

Realmente es admirable ver como hay quien ha encontrado la manera de ser feliz siguiendo su propio camino.

Hace poco que leo tu blog, lo encontré despues de ver tu diario de viaje mientras perseguia información sobre la India.

A veces todo es tan sencillo como dejarse llevar. Debo decir que tu diario me acabó de convencer en mi plan de ir a la India. Me agobia la idea de planificar los viajes y leer el resultado del tuyo me confirmó que vale la pena no hacerlo.

gracias y disfrutad del viaje!

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Christian,soy amigo del chico que decis vos,pero se llama Ariel,su mujer Veronica y la hija Guadalupe (viene Simona en camino).
Son 2 grandes amigos a los que extraño todos los dias,que se fueron a Cachi siguiendo sus sueños aun recuerdo la fiesta de despedida en Buenos Aires,hablo seguido con ellos y se que estan muy bien y siguen con muchos proyectos.