lunes, enero 15, 2007

De este agua no beberás

Una mujer ha muerto en california por beber demasiada agua. Estaba participando en el concurso de una emisora de radio, en el que el oyente que más bebiera sin ir al baño recibiría como premio una Wii (la nueva consola de Nintendo). La historia completa se puede leer aquí.

Al enterarme de la suerte de esta pobre mujer, no he podido evitar recordar aquel lejano día (primavera de 1984) en que yo mismo desafié las leyes del organismo humano bebiéndome 20 vasos de agua seguidos. Fue en el comedor del colegio, y tal hazaña se llevó a cabo delante de los atónitos ojos de mis compañeros de mesa. Si nunca habéis oído hablar de esta proeza (ni siquiera salió en el Heraldo de Aragón) es porque los segundos puestos nunca reciben el reconocimiento que merecen: hubo otro (he conseguido olvidar su nombre) que logró beberse 21 vasos. Todavía le guardo rencor...

Yo no morí (como atestigua este post) pero tuve que pedirle al profesor a mitad de clase que me dejara marchar a casa. Éste me envió a "información" (que hacía al mismo tiempo de recepción, enfermería y objetos perdidos), donde la reflexina (se llamaba Josefina, pero su amor por el reflex tuvo sus consecuencias) intentó que no me marchara a casa humillado, ofreciéndome ese vaso (de manzanilla) que hubiera hecho el número 21. No recuerdo si ante la visión de la manzanilla desalojé allí mismo o me aparté un poco, pero el efecto fue inmediato: diez minutos después ya estaba allí mi madre para llevarme a casa.

3 comentarios:

Iván Payá dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! Qué pena, creo que fue al año siguiente cuando tú y yo compartimos mesa de comedor, menuda proeza me perdí, joder!! Impresionante anécdota e impresionante recuerdo de la Reflexina, jajajaja... Aunque me jode que hables tan mal de ella con el argumento de que sólo aplicaba reflex. Son míticas también sus manzanillas y aspirinas cuando te hacías una brecha. :-D

Abrazos.

Miguel dijo...

Le he mandado esa misma noticia a papá y a un par de amigos que me tienen por potomaniaco... (gente con una enfermedad que les lleva a beber agua desaforadamente y, en algunos casos, a la muerte)

Javifields dijo...

pues yo tenía un tio que presumía de no haber bebido nunca agua y vivió un huevo de años