lunes, agosto 21, 2006

Hombre y Naturaleza

Tallinn, Estonia. Junto a las torres de la muralla.




¿Quién estaba allí antes? ¿Quién se adaptó al otro? ¿Volverán a descender la barrera hasta que desaparezca? ¿Quién decidió que el árbol tenía prioridad? ¿Quién lo autorizó? ¿Cuántas heridas se le harán al árbol antes de que uno de los dos ceda? ¿Está dañada la valla o simplemente aprendió a convivir con el árbol?

1 comentario:

miguel dijo...

Tenía toda la pinta de que el árbol iba a seguir mordiendo el acero. Pero es que si vuelven a bajar la verja, el árbol terminará por caerse. Supongo que deberían corregir el crecimiento del árbol con alambres fuertes, pero en un árbol tan grande no sé ya si sería posible.